A esta altura ya casi has terminado. Al completar tu fase de tratamiento, empezarás un período al que llamaremos retención.
Retención significa mantener, en este caso, tus dientes deben ser retenidos y mantenidos en su puesto hasta que los tejidos, o sea, el hueso y la membrana elástica que rodea la raíz del diente, la encía, la lengua y los labios se adapten a la nueva posición de tu dientes.
Sin este período de retención los dientes tienden a moverse hacia la posición original, claro que no vuelve la mordida como estaba al principio pero si pueden haber rotaciones o espacios no deseados.
El tiempo que dura este período varía en cada caso, pero normalmente oscila entre los 18 y 24 meses, hay casos en que los períodos son indefinidos cuando la corrección de la mala mordida ha sido drástica, mi recomendación personal para cualquier caso es que mientras más los ocupes, mejor, porque tenemos mayor estabilidad a largo plazo.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *