Este tratamiento se realiza para estimular el crecimiento de algunos huesos faciales, ya sea de la mandíbula o el maxilar.
Los aparatos pueden ser fijos o removibles, intra o extra orales, es decir, que pueden estar colocados dentro y fuera de la boca, con el fin de crear un soporte para poder traccionar el hueso que se desee (movimiento ortopédico).

Los beneficios de un diagnóstico temprano de deficiencia o aumento en el crecimiento de los huesos faciales en niños, puede ayudar a prevenir una cirugía facial en la adultez.